Expediciones

El recuerdo de Darío Bracali en uno de sus más importantes logros

El Monte Pissis, en Argentina, es la segunda altura del continente americano con sus 6,882 metros pero su cima ha sido accedida pocas veces por la dificultad de acercarse a él. Guillermo Glass narra el primer ascenso invernal por una nueva vía

Carlos Eduardo González | Redacción Alpinismonline Lunes 21 de Julio de 2008 - 14:50 4025 | 0




109



El Pissis, el volcán más alto del mundo, es una de las montañas más bellas de la cuenca de la Salina de la Laguna Verde. Se encuentra ubicado enteramente en territorio argentino, en el límite de las provincias de Catamarca y La Rioja. Considerado la segunda cumbre de América, fue visitado en escasas oportunidades hasta 1994. Poca información y una aproximación de más de 100 kilómetros a través de la inhóspita Puna de Atacama lo mantuvieron dentro de un halo de inexplorado hasta épocas recientes.

Los nombres autóctonos con que fue conocido el Pissis fueron Nacimientos del Jagüe y Pillanhuasi. El nombre moderno lo colocó la Comisión de Exploración del Desierto Chilena comandada por Francisco José San Román. La nominación fue hecha en honor al geógrafo francés Pedro José Amadeo Pissis, que sirvió al gobierno chileno en el siglo XIX.
El macizo, de origen volcánico, posee seis cumbres (denominadas por Jaime Suárez durante su expedición de noviembre de 1994) que son, de este a oeste:
" Cumbre Este ó Ejército Argentino (6,870 msnm)
" Cumbre Pissis II ó UPAME (6,875 msnm)
" Cumbre Central ó Samoré (6,775 msnm)
" Cumbre Principal ó CAM (6,882 msnm)
" Cumbre Oeste ó Gendarmería Nacional (6,775 msnm)
" Cumbre Pissis IV (6,825 msnm).

Las alturas son según medición oficial del Instituto Geográfico Militar Argentino.
La cara norte del Pissis es la visión más difundida del monte y su belleza sobresale en el desierto norteño. Por ella discurre el glaciar Norte que, luego de una expedición marplatense en 1998, fue denominado "Glaciar de los Argentinos" ya que la ruta ahí abierta (hoy, la normal) lo recorre desde su extremo inferior a 4,600 msnm, donde se ubica el CB "Mar del Plata".

La cara sur, de salvaje aspecto, está surcado por un glaciar encajonado entre oscuros espolones. Este glaciar es denominado como "Glaciar de los Italianos" ya que los primeros ascensionistas de esta cara fueron de esa nacionalidad, en 1990.
El tercer glaciar es el oeste, aún inescalado. La cara oeste es la cara oculta del Pissis, y no posee ninguna ruta que culmine en la cumbre principal.

02.09.2006
Vinchina, en La Rioja, es el punto de encuentro para todo el equipo, y así lo hacemos para compartir una cena. A partir de acá, viajaremos en tres camionetas 4x4. Es un camino por quebradas que avanza rumbo al paso internacional a Chile, el Pircas Negras. Somos once: dos de Salta, cuatro de Capital Federal, cuatro de Mar del Plata y yo de Esquel. En un bar compartimos una picada con unas cervezas y lentamente nos movemos a un pequeño salón que oficia de restaurante. Volvemos al Hotel Corona del Inca, hacemos una especie de reunión y a dormir. Cabe aclarar que uno de los objetivos principales de ésta ascensión es realizar un documental. Por ello, parte del grupo no tiene conocimientos en montaña, pero sí de audiovisuales.

03.09.2006
Desayunamos y cargamos las camionetas. Salimos rumbo a El Peñón, un refugio donde haremos los primeros días de aclimatación. En el camino buscamos los mejores lugares para hacer imágenes de paisajes y las camionetas transitando por éstos inhóspitos paisajes. Pasado el mediodía llegamos al último paraje habitado, Alto Jagüe, donde nos cobran una especie de canon de ingreso a la Reserva Provincial. El encargado de hacerlo es Cirilo Urriche, un viejo baqueano que realizó el primer ascenso al Bonete (5ta. cumbre de América) y es el único argentino vivo en hacer un 6,500 andino en primer ascenso.
Seguimos avanzando lentamente a través de las quebradas. Llegamos a El Peñón, un refugio cuya construcción tiene la forma de un nido de hornero. Rápidamente nos instalamos y armamos las carpas alrededor de él. Este refugio, junto a otros, fueron construidos entre los años 1864 y 1873, bajo las presidencias de Bartolomé Mitre y Domingo F. Sarmiento y fueron utilizados como sala/habitación por los arrieros para protegerse de las inclemencias del tiempo que, por el "Camino de los toros", arreaban ganado hacia Chile en el siglo pasado.
Hasta acá hemos hecho un cambio de desnivel de 1,650 metros y en algunos la altura empieza a sentirse. Ya estamos a 3,650 msnm. Todos reunidos frente al pequeño fuego, hecho con yareta, dentro del refugio, comienzan a aflorar algunas leyendas. Entre ellas, la "del silbido en la montaña" (adaptada del "pata de gallo") que dice que si te das vuelta para ver que es, te morís... y el silbido es el ruido que produce el viento entre las piedras.

04.09.2006
Estadía en el refugio. Aprovechamos a hacer entrevistas a los montañistas protagonistas y recursos de imágenes y sonidos. Experimentamos una extrema sequedad, aumentada por los vientos, y un enrarecimiento del aire producto de la altura. La flora de esta región radica principalmente en especies achaparradas como el cuerno, la añagua, el pasto puna, la yareta y la tola. La fauna con guanacos, vicuñas, vizcachas, chinchillas, pumas, cuises, zorros andinos, lagartijas y en las lagunas, flamencos. Juntamos algunas yaretas que están al borde del camino para el fuego de la noche.

05.09.2006
Hacemos caminatas para lograr una mejor aclimatación. Ya nos sentimos bien, nuestro cuerpo logró compensar la falta de oxígeno en el aire. Un grupo avanza un poco por el camino, hacia la cara oeste, para evaluar el estado del camino. Luego de algunas horas vuelven con la noticia que en el camino hay gran cantidad de nieve.

06.09.2006
Salimos para arriba. La vegetación va desapareciendo, transformándose la zona en un paraje desértico. Hace mucho viento y frío. El Portezuelo, que debería permitirnos ver un concierto de paisajes indescriptibles, nos brinda una serie de nubes lenticulares sobre las montañas. Desde acá, el Pissis tendría que verse por primera vez. El camino es ascendente y cada vez más desértico.

El refugio Laguna Brava se encuentra a 4,200 msnm. Dentro de la laguna hay un avión caído unos 30 o 40 años atrás. Llevaba caballos y muchos de ellos se salvaron, al igual que el piloto. Junto al refugio hay una de las cosas más llamativas del recorrido: el "Destapado". Entre piedras, junto al refugio, hay enterrado un arriero (que trabajaba en la zona llevando ganado a Chile). Dice la leyenda que si uno duerme en el refugio, todas las noches se "destapa" y a la mañana siguiente puede verse su cara. La explicación es que al tratarse de piedras volcánicas (muy livianas) el viento arrastra las piedras dejando su rostro al descubierto y el viajero que pasa junto a él, puede verlo.

El camino sigue casi completamente cubierto de nieve. En varias ocasiones las camionetas quedan atrapadas por el terreno. Casi al atardecer llegamos al Obrador de Vialmani, pequeña casilla de obreros, de la empresa que está asfaltando la ruta internacional a Chile por el Paso Pircas Negras. Allí podemos, gracias a la gestión de Guillermo Almaraz, en Buenos Aires, dormir en camas con colchón y darnos una ducha con agua caliente. Parece extraño poder hacerlo en este entorno.

07.09.2006
Día tranquilo. Aprovechamos a hacer un asado en agradecimiento a los trabajadores del Obrador en respuesta a su gran gesto. Nuevamente hacemos paisajes y recursos de tormenta para el documental ya que corre viento y hay nieve volada todo alrededor. El termómetro del Obrador marca una mínima de -15° C. A la noche, antes de ir a dormir, caen pequeñas plumas blancas desde el cielo.

08.09.2006
Aparecen las camionetas tapadas por una fina capa de nieve congelada. Después de prepararlas partimos hacia el Valle del Río Salado, que cruza el camino 11 kilómetros más adelante. Allí termina, para nosotros, la ruta transitable y comienza la exploración y evaluación de la factibilidad de avance por las márgenes del río. Son unos 50 kilómetros en línea recta (según GPS) desde la ruta hasta la cumbre del Pissis. Cuanto más avancemos en las 4x4, menos tendremos que hacerlo a pie.
A pesar de la nieve acumulada, el avance progresa. Los miembros del equipo de apoyo, en cuanto una de las camionetas se queda obstruida, bajan inmediatamente con las palas y comienzan a abrir el camino de nieve y trabajan para sacarlas. Parece que se podrá avanzar. Debemos trazar una huella a través de la nieve que nos permita llegar al lugar donde estableceremos el CB. Las camionetas avanzan lentamente. El terreno está cada vez más cubierto de nieve. El invierno todavía habita en la región. Después de un día productivo, y con optimismo, se vuelve al Obrador. El paisaje parece enfrentarlos con su inhospitalidad y su belleza.

09.09.2006
Desde temprano en la mañana volvemos al Valle del Río Salado. Rápidamente llegamos el máximo punto alcanzado el día anterior. Poco mas adelante el avance en 4x4 se hace imposible. Almorzamos y decidimos buscar una alternativa por un valle aledaño que vimos unos kilómetros atrás. Todo comienza bien pero rápidamente las camionetas se atoran. Aún faltan 46 kilómetros para el lugar que habíamos planeado fuera el CB. Paleamos un largo rato pero es inútil. Decidimos establecer el CB en el valle, al pie del Veladero (6,436 msnm).

10.09.2006
Sólo hay una opción: avanzar a pie. Se divide el equipo: Darío Bracali, Rolando Linzing y yo preparamos nuestras cosas. El resto decide quedarse en el CB. Calculamos un total de nueve días entre ida y vuelta, preparamos las raciones y el equipo indispensable para no cargar nada de más. Pasado el mediodía, ponemos las pieles de foca en nuestros esquíes de travesía y partimos. Lentamente, y ensimismados, llegamos a C1.
Etapa de 1.8 kilómetros en línea recta. Desnivel subida: 65 metros.

11.09.2006
Seguimos avanzando con los esquíes de travesía por un mundo desconocido. Después de algunas horas llegamos a un filo desde el cual vemos el Pissis por primera vez. Emocionante: estamos solos. Avanzamos como tortugas con una zanahoria por delante, obnubilados con la majestuosidad de esta bella montaña. La capa de nieve no es continua por lo que decidimos dejar los esquíes. Llegamos a C2 en donde Rolando nos deleita con una rica cena caliente.
Etapa de 9.2 kilómetros en línea recta. Desnivel subida: 282 metros.

12.09.2006

Es un día transparente y caminamos a buen ritmo. Almorzamos en un mirador natural donde se ve todo el Valle del Río Salado y las montañas que dan marco. Majestuoso escenario. Miramos las cartas y establecemos el mejor lugar por donde seguir. Llegamos al Río Salado, una enorme superficie helada que debemos atravesar. Las cámaras de fotos y video están listas para disparar. Darío es el primero en probar su resistencia. Lo logramos. Después de algunas horas más, establecemos el C3 junto a la única piedra que encontramos. Hacemos un depósito de comida para el regreso.
Etapa de 15.6 kilómetros en línea recta. Desnivel subida: 59 metros.

13.09.2006

Ascendemos por un valle angosto con nieve. Aprovechamos a hacer imágenes. Caminamos por laderas cubiertas completamente por hielo y nieve. El viento sopla. Llegamos al C4, que lo armamos entre dos piedras, al reparo del viento.
Etapa de 11.2 kilómetros en línea recta. Desnivel subida: 658 metros.

14.09.2006
El Pissis está totalmente cubierto de nubes. El avance se ve cada vez más envuelto en una furiosa tormenta. El viento sopla cruzado y nos golpea con la nieve que levanta. En momentos es difícil comunicarnos entre nosotros y la visibilidad se resume a un par de metros. La cámara expuesta a semejantes condiciones se tomará revancha. Establecemos el C5 en medio de la tormenta. Rolando construye un muro con bloques de nieve para proteger la carpa del furioso eolo. Algo caliente dentro de nuestro pequeño receptáculo, junto a los "chocolates de Braese" y "las galletitas de Vreni" (que son una constante en nuestro día a día), nos recupera plenamente. Intentamos convencer a la cámara de video de lo mismo, pero no da señales de vida.
Etapa de 5.8 kilómetros en línea recta. Desnivel: menos 7 metros.

15.09.2006
Ni bien abrimos los ojos nos miramos entre los tres y, en simultáneo, la cámara de video. ¿Vivirá? Sacamos las baterías que duermen junto a nosotros dentro de la bolsa de dormir y cruzamos los dedos. La prendemos y... ¡reacciona! El día vuelve a iluminarse. También sale el sol y el cielo se despeja. Avanzamos y llegamos al cambio de pendiente en la ladera de la montaña. Vemos un lugar para ubicar el campamento algunos cientos de metros más arriba. El C6 es perfecto. Dos grandes piedras nos protegen del viento y desde el ábside vemos la ruta que haremos al día siguiente. El clima parece habernos dado una tregua. El cielo está despejado pero el frío es considerable.
Etapa de 4.8 kilómetros en línea recta. Desnivel subida: 679 metros.
16.09.2006
Mucho frío. Salimos de la carpa a las 6:00 horas. Ha llegado el momento. Nos ponemos los grampones, prendemos las frontales y comenzamos a avanzar por las lenguas de los neveros en los que dibujamos nuestra línea de ascenso. Darío a la cabeza, Rolando a la retaguardia. El sol no aparece. Al ser la cara oeste, tarda varias horas en asomar.

Ascendemos con una sucesión de interminables zigzagues. El frío es tremendo, por debajo de los -30° C. Lentamente comienza a aclarar y detrás nuestro, el horizonte, se ilumina. El cielo está inmaculado y va desde un celeste profundo hasta un naranja intenso. Seguimos avanzando lentamente, moviendo los dedos de los pies que cada vez se sienten menos. El col al que apuntamos se acerca en cámara lenta. Se termina la nieve y nos sacamos los grampones. Finalmente el col es un hermoso escenario que nos permite ver otro col más adelante.
El frío y el viento se hacen insoportables. Se siente la pérdida de sensibilidad en los dedos, que ya se mueven en bloque. Decidimos parar al reparo de unas piedras. Comemos algo. Tomamos impulso y salimos nuevamente al ruedo. Ya se ve la cumbre. Apenas una hora y media nos separan. La motivación crece a cada paso.

19.09.2006
Despacito nos levantamos, armamos el equipo, cargamos las camionetas y comenzamos a desandar recordando cada lugar por el que pasamos. Los paisajes han cambiado levemente debido a la falta de nieve. Grupos de vicuñas pastan en cada valle. En Vinchina compartimos unos minutos en una estación de servicio y cada camioneta toma su rumbo. Nosotros, al atardecer, llegamos a La Rioja.
20.09.2006
Tenemos el día libre. A las 18:40 horas salimos rumbo a Buenos Aires. Darío viaja a Recreo, Catamarca, a devolver la camioneta. Ya comenzamos a proyectar un nuevo ascenso.

Antes que nada quiero mencionar a Guillermo Almaraz, un montañista argentino que escribió el libro Nevado Pissis - Historias de viajes y exploración, y del cual saque alguna información. Guillermo formó parte de ésta expedición invernal al Pissis con nosotros y fue, en 1998, el jefe de la expedición que estableció en CB Mar del Plata y la ruta que luego sería la normal. También, en esa expedición, Rolando alcanzó la cumbre en solitario y con esto se convirtió en el primer argentino en hacerlo después de siete ascensos hechos por extranjeros.




Galería de imagenes





Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=10022
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=10022




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios