DOSSIER FOTOGRAFICO DE KARINA FRANZI

El Morro

Mi primer llamado, este cerro. Mi primera caminata a las montañas … inolvidable

Karina Franzi | Redacción Alpinismonline Jueves 23 de Agosto de 2018 - 23:06 1327 | 0




99





“Quien ha oído alguna vez el llamado de las montañas no podrá olvidarlo jamás.” Proverbio Tibetano.

 

Mi primer llamado, este cerro. Mi primera caminata a las montañas … inolvidable.

Les hablo de un cerro con una belleza particular.  Solitario, imponente, el centinela del valle …






Especial, con una conformación única. Le llaman volcán, específicamente no lo es, aunque sus orígenes son volcánicos. Parte vital de la historia de un pueblo, ya no solo belleza en su geografía.






Dicen quienes saben que ostenta un fuerte carácter. Capaz de recibir a los visitantes con todo su esplendor, como así también reservarse el derecho de admisión, por ello es que cuentan las leyendas que ahuyenta a los visitantes malintencionados con un bramido, y luego los tapa en una niebla tan espesa como el olvido para que pierdan el camino….
















Pero así también puede recibirte una energía tan mágica que atrae, enamora...






Rico en leyendas y mística –con muchas historias transmitidas de generación y generación.
















Es un cerro sorprendente.  Su forma de corona guarda en su interior lo que suelen llamar cráter que en realidad es su potrero, u “Olla”. Quienes hemos podido subir el cerro y luego descender al interior lo sabemos.
















Es un viaje hacia donde el mismo cerro nos va llevando suave, y esa magia se percibe luego de haber quedado inmersos en su hermosura.  Y así sin querer se va transformando en un viaje de búsqueda hacia nuestro propio interior.
















Este tesoro está en mi tierra puntana. Bienvenidos a El Morro. Algo muy breve sobre su ubicación, geografía, y también algo de su pasado de leyenda. Gracias a las caminatas realizadas con mi club IntiAnti San Luis.





















 

 

El Morro es un solitario cerro elevado en medio de la pampa, ubicado en el departamento Pedernera de la Provincia de San Luis.

Al pie del cerro se encuentra la población de San José del Morro (También llamada El Morro), una de las más antiguas de San Luis, que además de fortín, fue posta en el camino Buenos Aires a Cuyo.

Ubicada a 110 km de la Ciudad de San Luis por ruta provincial Nº 20 hasta La Toma, luego por Ruta Provincial Nº 10 y luego, unos 20 km al sur por Ruta Nacional Nº 148. Es un cono volcánico surgido a lo largo de una fractura noroeste-sureste que desarrolló una línea de volcanes que emergieron sin explosiones desde Carolina hasta El Morro.
















Este centinela del valle como se lo denomina se destaca por sobre las demás sierras vallistas y es posible divisarlo desde diversos puntos de la Provincia. Su edad geológica se estima entre 1500 a 2000 millones de años. No es un estratovolcán como suele creerse  pero fue creado por procesos volcánicos .

Con forma de cono truncado tiene una base cuyo diámetro mayor alcanza los 14 km. Y la menor 4 Km. en su parte superior se destacan cerros agudos cuyas alturas oscilan entre 1500 y 1600m están dispuestos en círculos y cierran una depresión cuyo fondo se encuentra a 1250m denominada, Potrero del Morro. En su interior se levantan cerros volcánicos aislados, alternando arroyos que discurren en una pradera de pastos verdes donde apacientan bovinos, equinos, caprinos y ovinos.
















Las laderas del complejo son muy empinadas y los cerros que forman la corona de la montaña están separados por portezuelos o quebradas exteriores, excepto la quebrada de la Cal que ha penetrado en la depresión del Morro y drena las aguas acumuladas en el potrero hacia el sector sureste. Dichas quebradas, muy numerosas y estrechas en el oeste alcanzan hasta la Sierra del Yulto para perderse hacia el occidente, en el valle del Río del Rosario. Por el norte las aguas drenan al arroyo del Pozo, mientras que por el sur se pierden debajo de los sedimentos pampeanos de la planicie ondulada del piedemonte.
















El cerro del Morro es el tercero en el mundo que tiene esta conformación, existen solo dos similares en el mundo: España y Brasil.
















El pueblo fue fortín y posta dado que el cerro permitía perfecta ubicación, buena calidad de agua y seguridad para el refugio contra el ataque de los ranqueles. Cuentan que cuando el Morro bramaba los baquianos subían para ver si había desconocido o si venía el malón. Sabían que eso significaba muerte, robo de mujeres y niños y también de haciendo. Si divisaban el polvo de la indiada en las pampas allá lejos, pasaban la voz con un chasqui y se juntaban subiendo al Morro para salvarse. Los caballos de los ranqueles eran baguales: acostumbrados a marchar por terrenos blandos de la llanura , por lo que  no resistían la dureza de la subida al cerro.  No solo de los malones protegía el Morro a sus habitantes, también servía para huir de “gauchos saltiadores“ (bandidos de la época).

 


























 

La leyenda de la Madre del Agua

En lo que se llama el potrero del Morro, existe una laguna donde vive la Madre del Agua; ésta es una niña muy linda, blanca y rubia. Humana hasta la mitad del cuerpo y de ahí para abajo es pez. Siempre la ven que se está peinando el pelo que es rubio y largo con un peine de oro. Dicen que se la ve temprano a la mañana, cuando hay niebla y comienza a asomar el sol. También a la siesta cuando el sol está muy fuerte y deslumbra la vista.

Todos saben que el Cerro del Morro desconoce a los extraños y comienza a bramar cuando quieren entrar en la laguna y se dice que la hacienda cuando subía no bajaba más. y lo mismo pasa a los que pretenden acampar en su cercanía.

El cerro se enoja en estas circunstancias y de sus entrañas brota un bramido aterrador y ahí nomás cae la niebla. Una cerrazón que no deja ver nada y hace perder hasta los animales. Dicen que a veces era como una llovizna, otras como una tempestad con granizo con nieve y con un viento tan fuerte que volteaba todo. Los camperos desaparecían si los encontraba el enojo del cerro. Y ahí estaba la Madre del Agua esperándolos en la laguna, para llevarlos a su reino, que es otro mundo que se encuentra en el fondo del agua. También hablan las leyendas del toro negro con cuernos de oro que sale de la laguna y que trata de llevar ganado hacia el agua hasta hacerlo desaparecer.

 




KARINA FRANZI - Alpinismonline Magazine - Club Inti Anti San Luis



Nota principal: http://www.alpinismonline.com/mz-notas.asp?id=11106
Versión imprimible: http://www.alpinismonline.com/mz-notas-print.asp?id=11106




Comentarios (0)

Comenta sin registrarte


Se podrá comentar dentro de los 5(cinco) días de publicada la nota



Esta nota ya se encuentra cerrada a comentarios